Buscabulla “Regresa” con un disco espiritual y profético


En tiempos de pandemia parece irónico creer que el encierro en casa es una gran oportunidad para viajar/transportarse a cualquier lugar que imaginemos. La imaginación aparece como un acto de magia que nos permite reinventarnos y reflexionar sobre nuestra realidad.

En ese lapsus suena Buscabulla, una agrupación que instaló los amaneceres y sonidos de Puerto Rico en Brooklyn, Nueva York. La sangre de sus integrantes, Raquel Berrios y Luis Alfredo Del Valle, se extiende en bellas letras y sonidos como un homenaje a la salsa, psicodelia cubana e incluso la trova de nuestros padres.

Este 7 de marzo ha salido su último álbum de estudio, Regresa, el cual luce como una sentencia de la que podremos identificarnos y relajar nuestras emociones y energía. El conflicto que vivimos en el mundo entero es un rasgo nato en el disco pues testifica el regreso del dúo a Puerto Rico después de un desastre natural y la complejidad de estar lejos de casa. No obstante, las 11 canciones de Regresa son un hilo de esperanza.

Así lo cantan en Aprieto, Está empezando a apretarse y esto se está oscureciendo / Pero quédate quieto, porque poco a poco saldremos de aquí “. Se trata de una canción que ilumina perfectamente nuestro presente y se transparenta en un susurro al oído y un abrazo cálido.

El amor también adquiere un lenguaje propio dentro del disco, de hecho se afirma como una especie de ritual, dicho lo cual estamos casi seguros que se trata de un estímulo idóneo para meditar. Club Tú y yo Mío son como cartas abiertas que exhortan a la eternidad de las parejas.

El pop también se asoma pero un tanto nostálgico. Así se comprende, por ejemplo, el homenaje a Nydia Caro, aquella cantante que asombró los corazones que se dieron cita en el Festival Viña del mar en 1974. Para sorpresa de muchos, la propia Nydia participa en los vocales de la canción homónima, Nydia. La letra de la canción transmite el sentimiento de superar un dolor incomprensible.

La sensualidad también nos saluda. De alguna forma un toque francés se reconoce en las líneas de regresa. Volta es una canción magnética, donde se aprehenden sintetizadores de colores. Sin embargo, la canción expresa nostalgia en sus letras, exponiendo el significado de la palabra: vuelta/repetición.

Manda Fuego sigue el mismo mood, aunque nos concierne en una especie de delirio utópico pues inicia con la grabación de un predicador. Buscabulla logra que nos sentemos en un mismo espacio para exigir la palabra de nuestro Dios, sea quien sea, se le exige que nos mande una nueva oportunidad para bailar con nuestros seres queridos, amigos, con nuestros iguales.

Se trata de un disco completo y digno de escucharse con la misma voz de un ritual. La música hoy nos exige seguir adelante, con más fuerza, sin espacio para la culpa, el miedo y la locura. Latinoamérica se ha distinguido por ello, desde tiempos inconmensurables. Hoy Buscabulla nos habla de ello y de la importancia de creer en algo. ¿Dios, la música, nuestros cuerpos? No lo sabemos, pero nuestro regreso a la normalidad nos lo dirá pronto. Así será, así regresa.

YouTube video

 


27 Shares
Tweet
Share27
Pin