El satélite se ha puesto en órbita para comenzar a explorar las bandas de frecuencia en las que podrá operar el 6G.

La idea de la investigación es pasar de las frecuencias de GHz a THz, por lo que justamente este satélite buscará empezar pruebas en un espectro de THz, pues con el 6G se habla de que se podrían alcanzar velocidades 100 veces más altas que las del 5G de banda ultra ancha.