FRAN CARZINO: “La canción fue compuesta en un período de mi vida de mucha incertidumbre”

ÁRBOL corresponde al nuevo sencillo adelanto del artista argentino, que además presenta un videoclip producido en pandemia.

Los adelantos “PARABÁ” y “TÉ” brindan un pantallazo inicial del abanico musical hacia el que apunta el solista en esta etapa.

Este último corte aborda el sonido mántrico y reflexivo de una experiencia particular que detalla en Playlist Magazine.

¿Cuáles son las raíces de Fran Carzino?

Bueno, en primer lugar me parece una pregunta interesante y super amplia que creo que va más allá de lo musical. Vengo de una familia de psicólogos, profesión que actualmente ejerzo, por lo que una raíz importante en mi vida es el poder escuchar y vincularme con otros.

El poder repensar las cosas, replantearlas, el analizar los hechos desde diferentes perspectivas. Y, por sobre todo, poder conectar con otras personas, y conmigo mismo, desde un lugar sincero. Eso me permite llevar mis vivencias a mis letras, ya que me considero alguien super permeable; siendo hoy por hoy mi raíz principal y cable a tierra.

En cuanto a lo musical, mis inicios se remontan a mi adolescencia, cuando de casualidad me encontré con canales como CM, Much Music y MTV. Siempre me fascinó la música mezclada con la imagen: ver los videoclips, los shows en vivo, el escenario y la respuesta de la gente con esos artistas. Si bien podría nombrar una larga lista de influencias, mi raíz principal es la canción, de la mano de Gustavo Cerati, Beto Cuevas, Babasónicos, The Beatles, Cafe Tacvba, y muchísimos artistas de la escena under que escucho y admiro.

¿Qué te demanda más tiempo al momento de componer?

Lo primordial en mi proyecto solista es cuidar mis canciones. Intento lograr una unidad en cada canción, ya que, a fin de cuentas, cada una cuenta un periodo de mi vida; y tanto la letra como la música respetan esa vivencia, esa atmosfera. Trabajar de esta manera me da mucha independencia y libertad a la hora de elegir con qué instrumentos trabajar y qué palabras usar. Todo basado en la emoción que esté transitando y quiera transmitir. Sin ir más lejos, hay canciones que son compuestas desde la guitarra y eso se ve relajadísimo en el resultado final. Otras que no tienen ni siquiera una guitarra, porque la energía pasa por otro lado. Por ende, si bien la letra y la melodía son importantes, lo vital es cuidar la canción en sí misma. Escuchar lo que necesita, y volcarlo.

¿Cuándo sentiste que era tiempo de grabar Árbol?

La canción fue compuesta en un período de mi vida de mucha incertidumbre. Tanto por la pandemia, que recién comenzaba, como por vivencias personales donde me costaba mucho encontrarme. Si bien era un tema que cantaba en recitales (por streaming, claro está) no sentía que fuera momento de grabarla; hasta fin de año, cuando pensé que era una canción que sintetizaba muy bien la energía del 2020. Fue un año de replanteos, donde todo se movió en muchos sentidos. Y es en estos momentos donde más que nunca se necesita una reconexión con la esencia.
Una canción, más allá de una linda melodía o una letra interesante, es también es una toma de posición. Creo que el público pudo darse cuenta de esto, ya que las críticas fueron muy positivas, aún sin ser pensado como una canción estrictamente comercial o convencional. Es una canción real.

¿Quiénes te ayudaron a completar y plasmar la idea?

Árbol es uno de los temas que siento más propios, y al mismo tiempo la canción donde más descansé en el trabajo de mis colegas músicos. La melodía surgió en la casa de Camila Cantero, artista que admiro muchísimo y trabaja conmigo en la pre-producción y arte de varios de mis temas. Ella escribió, en base a vivencias que yo le había contado, una letra que luego retoqué mínimamente, pero que respeta el sentimiento que yo tenía al momento de que naciera.
Meses después decidí grabar con Lihué Carnovali, que junto a Micaela Franco lograron un material hermoso. El mayor desafío fue que el tema sonara natural en un sentido literal. Que te transportara a la naturaleza y a las raíces, pero siempre desde un lugar completamente electrónico. Esa fusión fue super interesante y creo que el objetivo se logró.

¿Tres palabras que lo representen?
Mántrico, reflexivo y viajero.

¿Cómo fue producir un videoclip en pandemia y qué buscaste transmitir?
Árbol es el segundo videoclip que produzco en pandemia. El primero, Dr Frankenstein, fue hecho por mí mismo con el celular y luego editado por Micaela Kuspe; con quien trabajo la producción visual desde mi primer single. A diferencia de esta canción, Árbol fue grabado de una manera más convencional y trabajada con Mica de forma presencial.
Elegimos un bosque y el objetivo principal fue mostrar una búsqueda. En todo el video el público participa conmigo de la misma y no se entera hasta el final: una foto mía de cuando era niño, con mi árbol.

Yendo más allá, tampoco sé que es lo que estoy buscando, pero a lo largo del video voy encontrando pistas y me doy cuenta que siempre fue a mí. Me encontraba perdido entre tantos árboles, lo cual podría pensarse en un plano más simbólico y plantearse cuantas veces nos perdemos y nos desdibujamos entre la gente. Cuando, a fin de cuentas, siempre está nuestra esencia esperando ser vista y escuchada.

¿Cómo describirías el vivo de Fran Carzino?

Actualmente me estoy presentando en formato acústico. Más allá de lo electrónico que puede haber en mis canciones, la guitarra siempre estuvo muy presente en mi vida y me siento feliz mostrando los temas de la misma forma en la cual nacieron. Creo que esa también es una forma de mostrar mis raíces, exhibiendo justamente la canción de la forma más despojada posible, solo con guitarra y voz.

Hoy por hoy, mis vivos son despojados, acústicos, sinceros y muy naturales. Eso me posibilita a conectar con el público de otras maneras. Sin embargo, me gusta muchísimo el formato eléctrico, por lo que probablemente a mitad de año salga a tocar en banda completa; mostrando una faceta mucho más histriónica.

¿Qué se viene para este 2021?

Por lo pronto puedo adelantar que se vienen dos singles más. Ambos representan momentos muy importantes de mi vida en relación a un vínculo que me marcó mucho y lo sigue haciendo. Son dos canciones muy distintas entre sí, casi como dos caras de una misma moneda. Son los últimos adelantos antes de presentar mi álbum debut en la segunda mitad del año. Por supuesto, los shows en vivo van a seguir en ambos formatos: eléctrico y acústico. Tengo planeado recorrer la mayoría de los lugares que pueda con mi música.

Te puede interesar:
Total
0
Share